TESTIMONIOS

[X]

Lidia Tello

Hace 3 años contraje el Síndrome de Guillain-Barre, que afecta al sistema nervioso central, quedé cuadrapléjica, cero movimiento, quería morir, y comenzó una larga batalla; aprender a caminar, lograr equilibrarme, dar mis primeros pasos, poco a poco con trabajo de kinesiólogos dos veces al día, lo logramos. Ya la obra gruesa estaba, por lo que mi neurólogo me recomendó Pilates. Y llegué donde Verónica, le expliqué mi caso. Primero, partimos con una clase a la semana, y poco a poco fui sintiendo mi cuerpo, reconociendo músculos que no sabía que existían, trabajando suave, pero intensamente; cada clase, estaba feliz. Luego, mi cuerpo me exigía más, dos veces y hasta tres clases a la semana. Mi vida cambió. Conocer Pilates y en especial a Verónica, es lo mejor que me pudo ocurrir. Su empatía, profesionalismo y alegría son contagiosos; además de su calidad como instructora. Solo me queda agregar, que el plan de Dios es perfecto, y las cosas no ocurren porque sí. En este renacer, Pilates es parte de mi nuevo estilo de vida. Siento mi cuerpo, reconozco cada músculo, ¡es maravilloso!. En este caminar llevamos dos años, y mi salud lo agradece. ¡Gracias Pilates, gracias Verónica!.

[X]

[X]

Odilsa Sánchez

He descubierto el método Pilates gracias al consejo de un doctor. Después de diagnosticarme una lesión cervical, desde entonces, en manos de Verónica Martins, me cambió la vida; fortalecí la musculatura y desapareció el dolor, haciéndome más fuerte. En conclusión: el Pilates es mi mejor tratamiento contra el dolor de columna.

[X]

Pablo Sills

Mi experiencia de 4 años:

" Durante cuatro años que practico Pilates , este me ha ayudado a

fortalecer mi musculatura y flexibilidad, luego de pasar mucho tiempo

sentado frente a un pc y desparramado sobre una silla. Ha sido el

complemento ideal para practicar Kayak de mar , ciclismo y terminar

cada semana en buena forma"

[X]

Rosario Sabatini D.

A mis cincuenta y cinco años tuve un accidente automovilístico en el que sufrí la amputación de mi pierna derecha. Después de la amputación comencé a sufrir de dolores de columna, lo que me llevó a buscar una actividad física que pudiera ayudar a desarrollar mi musculatura para disminuir las molestias. Comencé a practicar natación la que abandoné debido a reiteradas caídas en los pasillos.Así llegué a Pilates. Actualmente, lo practico con regularidad en clases personalizadas, donde he adquirido una profunda conciencia corporal, logrando obtener cada día más y mayor control de mis movimientos y respiración lo que ha contribuido a mi bienestar físico y emocional. Todo este trabajo ha sido posible gracias al profesionalismo, dedicación y calidez de mi instructora Verónica Martins quien me ha apoyado constantemente.

[X]

[X]

[X]